Cómo Contabilizar Renting

¿Como contabilizar Renting?

            Cuando una empresa decide realizar el renting de un vehículo, equipo, mueble o inmueble con la finalidad de satisfacer las necesidades de su actividad económica, se toma esta actividad como un alquiler o arrendamiento que debe registrarse en la contabilidad de la compañía. Esto debe realizarse para el restablecimiento parcial de los costos, que pudieran estar sujetos a impuestos.

            En el momento en que la compañía firma el contrato de Renting, automáticamente este se considerará como un arrendamiento operativo. Es por ello que no deberá considerarse como un activo de la empresa, sino como un gasto de arrendamiento, a diferencia del Leasing.

¿Es necesario indicar el tipo de arrendamiento y detalles en el apéndice del balance?

            En el caso de un arrendamiento operativo, no se debe mencionar información especifica en el anexo contable, por otro lado, este no es el caso del Leasing. En el que deberá facilitarse información precisa, en particular sobre los compromisos adquiridos, como las comisiones pagadas, las comisiones pendientes de pago desglosadas por vencimiento o el valor residual, entre otros.

¿Existen límites fiscales de deducción para el renting?

            La administración tributaria, en mucho de los casos impone una limitación de deducciones de los cargos específicos, para el alquiler de vehículos y equipos. Lo cual se conoce como el restablecimiento de los alquileres en exceso.

            Esta medida de limitación cubre todas las empresas relacionadas con beneficios industriales y comerciales, que se encuentran sujetas al impuesto sobre la renta de sociedades. Así como también, los beneficios comerciales y los beneficios agrícolas.

            Empresas cuyos vehículos o equipación es necesario para su actividad económica debido a su misma finalidad, se encuentran exentos. Entre ellos se incluirán las empresas cuyo alquiler de vehículos o equipos, utilicen operadores de renting o vehículos que paguen renta a una empresa de alquileres privadas.

Conclusiones

            Es entonces que para culminar establecemos como norma general, para el arrendatario, que todos aquellos gastos resultantes de los acuerdos del contrato de renting serán considerados como gastos del ejercicio en el que se devenguen. Colocándose dentro del balance general en el segmento de ganancias y pérdidas de la empresa.

            De manera fiscal, en los contratos que fueren considerados como arrendamiento operativo, el gasto resultante y contabilizado en cada ejercicio por el uso del vehículo, equipo, mueble o inmueble, serán considerados como gastos deducibles.

¿Por qué sucede esto?

            Esto se debe a que como mencionamos anteriormente la actividad de renting, se definirá como el alquiler de bienes o equipos, en el cual no se transfieren los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad del activo objeto del contrato de arrendamiento.

            Por esta misma razón, el arrendatario no podrá dar de alta como inmovilizado el bien objeto del renting, si el mismo se refleja como gasto de las cuotas que cancela. Como ejemplo, podemos tomar el alquiler de un vehículo, en donde el valor residual del mismo al finalizar el contrato es de al menos un 40% del valor que tenia al inicio de la negociación de arrendamiento.