Comparativa Renting vs Compra vs Leasing.

Cuando llega el momento de renovar su flota de equipos, nuevos o usados, la elección entre renting compra o el leasing sus equipos es, sobre todo un compromiso entre el uso y el presupuesto que desea dedicarle. Entre las preguntas que debe hacerse, es importante evaluar su necesidad real.

Independientemente de la elección de la marca y el modelo, varias soluciones de financiación están disponibles para usted, como la compra, el leasing o alquiler con opción de compra y el renting o alquiler a largo plazo.

¿Cómo funcionan?

El renting es el alquiler de un equipo, mueble o inmueble a largo plazo que además incluye todos los servicios que implica su uso. Mientras que el leasing es un alquiler con derecho a compra, donde la compañía de leasing cede el uso de un equipo, mueble o inmueble al cliente a cambio del pago de una renta.

Quien, al término del plazo previamente establecido, tiene la opción de comprar el equipo, mueble o inmueble pagando un cierto precio denominado como valor residual o bien devolverlo. Y la compra es la adquisición de los derechos y obligaciones del equipo, mueble o inmueble como tal.

¿Quién adquiere la titularidad en estos casos?

Cuando hablamos de renting es la empresa de Renting, quien detenta siempre la titularidad y propiedad del bien. Mientras que en el caso del leasing es la compañía de Leasing, quien detenta la propiedad, no así la titularidad, que corresponde al cliente. Pero en la compra el arrendatario es quien sustenta tanto titularidad como propiedad del equipo.

A la hora de contabilizar el gasto en el renting debe considerarse como un gasto, pues se trata de un alquiler de equipos. Sin embargo, con la compra y el leasing debe contabilizarse en los activos del negocio del cliente.

Así mismo, para la previsión del gasto con el renting, se estima desde el principio al fin del contrato, con independencia de variaciones en la inflación o tipos de interés. Contrariamente en el leasing y la compra no, porque el cliente no puede prever de antemano qué averías o imprevistos surgen debidos al uso habitual.

¿Qué recursos y tiempo emplea la empresa o el autónomo?

Con el renting ninguno, porque la compañía de Renting se encargará de todas las gestiones. Mientras que, con la compra y el leasing, serán numerosos, bien sea por matriculación, pago de impuestos, gestión de las reparaciones y revisiones, cambio de piezas, servicio técnico, entre muchos otros.

En vista de ello, las ventajas del renting son muy claras frente al leasing y la compra, ocasionando menos desembolso inicial, ahorro de costos, una contabilización más sencilla, ventajas fiscales y la flexibilidad de disponer o no de un equipo en función de las necesidades reales del negocio.

Pero ¿Cuáles son las ventajas del leasing por sobre la compra y el renting?

Las ventajas del leasing son múltiples, en primer lugar, el leasing generalmente le permite financiar el 100% del monto del equipo, incluidos los impuestos, mientras que un renting a mediano y largo plazo generalmente no le permite financiar más del 70 al 80% del equipo sin impuestos.

Esto se explica, en particular, por el hecho de que la empresa de Renting es el propietario del activo financiado y, por tanto, en caso de problema, puede recuperarlo y revenderlo fácilmente para su reembolso.

La empresa de Renting también puede solicitar un depósito de seguridad o un primer alquiler aumentado. En la práctica, por lo tanto, esta ventaja se refiere esencialmente a la suavización del pago del IVA durante la duración del alquiler.

Entonces, el leasing es generalmente bastante sencillo de configurar, puedes hacer que tu entidad bancaria estudie el financiamiento con anticipación, luego una vez firmada la orden de compra, se pagará directamente al proveedor o al vendedor de la propiedad. Por lo que no tiene que adelantar los fondos.